domingo, 14 de abril de 2013

Poesía, porque me has abandonado.

"Los domingos sin ti
son días más tristes,
a menos que salga el sol,
entonces eres tú, que me estás brillando."
(No sé de quién es, pero.)


No escribo porque tú ya superas cualquier poema mío,
y no me atrevo.

Me acojona pensar he dejado las letras,
pero es que se me hace tarde
a diario
incluso cuando no tengo a dónde ir.

Prostituir un par de versos,
hacerlos trabajo u obligación,

esto no es poesía, porque me has abandonado. Ya ni me lo pregunto.

Al final creo que es ella quién me ha dejado sola, la poesía, digo,
por celos
o porque te prefiere a ti, aún no lo sé. Lo discutiremos en otro momento,
cuando no vaya con prisas
a ninguna parte,
ya me entiendes.

6 comentarios:

  1. "Me acojona pensar he dejado las letras,
    pero es que se me hace tarde
    a diario
    incluso cuando no tengo a dónde ir."

    Tranquila, que la poesía aún sabe hacerte más guapa de lo que ya eres.

    ResponderEliminar
  2. Me has hecho sonreir, porque como bien dices, la poesía
    no se puede prostituir, lo he sentido tantas veces, pero ahora es tu momento de poevida. No la desaproveches es la mejor poesía.

    mi abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hay tanta tanta poesía en esa suerte de "antipoesía", que está claro que ni te ha abandonado ni lo piensa.

    ResponderEliminar
  4. He leído estos versos más de tres veces
    y contando que mi libro preferido sólo ha sido leído una vez
    he de decir que:

    la poesía no te puede abandonar nunca
    porque tú no puedes salir de ti.

    Que si se te hace tarde es
    porque te pasas las noches buscándote
    cuando ya te has ido a dormir.

    Y ya sé que no eres mucho de ir a clase
    y vives más las estrellas que el sol,
    pero sé que es porque el oscuro te sienta mejor a ciertas horas del día
    aunque no te haga justicia ningún color.

    Que si te faltan palabras entonces busca abrazos,
    que no suenan pero llenan igual.

    Y búscame a mí
    si quieres,
    que aunque no sea poesía,
    ni te acabe llenando,
    sé dar abrazos firmados a plazo fijo.

    Y el plazo acaba en menos de un mes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá tú una hipoteca a 60 años, con comisiones en abrazos.
      Ojalá tú,
      que sí que llenas.

      Eliminar