viernes, 22 de marzo de 2013

El cuento que acaba por el Principio de repetirse.

Me despido en las aceras corriendo. Bajo una lluvia que empapa si le da la gana.
Te beso en la mejilla porque es lo correcto.

Te prometo que luego te escribo que llegué bien, que no pasa nada.

Que si mañana nos vemos te enseño cómo sobre-vivo y dónde. Que el 508;
toca, que tengo la puerta abierta para ti.
Tú siempre has tenido entrada libre desde que hace dos años apareciste, y
dos años después,
aquí sigues. Ya sabes, que si me acompañas a casa, beso-seguro de vida. Eres mi ambulancia.

Que te he echado de menos y ya te estoy echando. Que vuelvas.
Que cuánto tiempo esta vez.
Que si te quedas a desayunar.
Que qué hago conmigo y contigo.

Tu coche azul cielo nublado se ha evaporado en la curva y yo sigo pensando que
qué
hago contigo,
y conmigo.

Que te he puesto el desayuno en la mesa, osea,
en la cama. El despertador da marcha atrás, no te vayas. Todavía.

Prefiero tus tontas excusas para verme, que las idioteces que te inventas para no venir.
Soy demasiado conformista, ya me conoces, no me hacen falta motivos para esperarte.

Lo más bonito que va a sucederle al amor, voy a hacertelo a ti en cuánto llegues.

Te he escrito otro poema,
ya ves, no pasó nada.

Te saludo con un beso en la mejilla,
porque es lo correcto.

Ha salido el Sol, te desnudo corriendo al entrar por la puerta.

Empezamos.

12 comentarios:

  1. A mi me gustaría llegar,para que seas tú quien me espere.Y así, con todo.

    Te estaba echando de menos.

    D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este amor va a acabar conmigo, si no me dices quién eres.

      Eliminar
  2. será que la falta de aviones. estas palabras no tienen otra explicación. deja de sorprenderme ya que en mi corazón ya no se donde más guardarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será que estás demasiado lejos para ir corriendo hacia ti y contarte todo esto. Será que hace dos días que no te tengo a 10 minutos de casa...y te echo de menos.

      Eliminar
  3. Ai Paula, hay personas que vienen para quedarse, espero que esta se haya quedado a desayunar..porque sería un placer hacerlo contigo.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final desayuné sola, pero tus palabras me acompañaron. Un beso, bonita.

      Eliminar
  4. qué suerte la de algunos, pues!

    más de uno te hemos echado de menos, reina! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú no me puedes echar de menos, corazón, que me tienes a tiro de un toque de Facebook!

      Eliminar
  5. Yo sí que no sé qué voy a hacer contigo
    y conmigo.
    Que desde que sé de tu copa rota,
    sólo quiero meterme a ver quién la rompe hoy.

    Mi coche también es azul
    se parece mucho al nublado pero no tiene nada de claro,
    igualmente puede dejarse caer pos las islas
    que le han enseñado a volar antes que a mí.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no se deje caer, nunca, que aterrice con cuidado, que aquí le / te espero.

      Eres como acostarse cerca de la chimenea, frente al mar, un día de frío en pleno verano. No sé si me explico,
      que ojalá abrazarte fuerte y pronto.

      Eliminar
  6. De esos amores de besos en la mejilla,
    porque es lo correcto
    y acaban desayunando en la cama
    y llevan dos años
    sin ir venir,
    ahi.
    viviendo el momento
    carpe diem.!!!
    yo me volvería loca jeje

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volverse loca no está tan mal, peor volverse cuerda y dejar de imaginar posibles encuentros, o dejar de volar. Los poemas son en lugar perfecto para que a los locos nos desaten.

      Que más que Carpe diem, mejor pensar a diario: veni, vidi, vici.
      Un besazo, guapa :)

      Eliminar