lunes, 11 de marzo de 2013

'Del alcohol nace tu risa', me dices.


'Amor, esta mañana otra vez
he vuelto a masturbarme
pensando en ti'.
Un No tan Anónimo.
Al que le dedico mis vidas pasadas. Por ron.


Hazme el favor de dejar de manosearme así el corazón,
cariño, que ya no sé si estoy dispuesta a correr
o a correrme.

Aún no sé si te quiero,
probablemente sí, casi seguro.
Es más, a veces tengo unas ganas irrefrenables de ir hasta ti
y contarte esto:

Que lluevo en la cama
mientras me brilla el sol en el techo.

Que pienso en chocarnos
como si de un accidente de avión se tratase
y fuésemos las alegres víctimas
que murieron en el intento de ayudarse a levantar. No sé si me explico
o es que sólo quiero llamarte, Atención.
La curiosidad le pidió un beso al gato,
y al final tuve que matarlo yo, joder.

Voy a seguir marcándome la piel hasta que se acabe la tinta,
no lo dudes.

Puedo matar por compasión y morir por sobredosis de abstinencia.
Qué le voy a hacer. Todo lo que le pido
a cada noche
es poder colocarme otro poco
con tu semen.

Amor, no sé nada de nosotros,
sólo que éste mar que nos baña está gritándote: Ven y mójate,
no importa de quién o con qué, pero ven rápido.

Recuerdo que aquella primera vez que intenté soñar
te encontré a ti
              volando
                   salvando paraísos
                        luchando
                                por un mundo
                                         mucho mejor.
Por eso te dije que nunca me quedaría,
nunca,
nunca. Y al final
te quedaste tú conmigo. Perdón por el daño.

He bebido de más y ya he vuelto a sonreírte.

Te había avisado de que no vine al mundo
para romper aún más
almas ya rotas,
sino para encontrarlas y resucitarlas. Ese complejo de
heroína, a la que te has enganchado, ya sabes.

Las rayas no existen, apunta, son sólo muchos puntos -o gramos-
en una recta. Es por eso que no creo en la línea de la vida
o eso me digo
para dormir mejor.

El infinito siempre me pareció un cero bailando la danza del vientre
con la que aún no te he seducido. Verás,
sé que todo tiene un principio,
pero a mí me acojona no tener idea de qué tan lejos lo dejé.

Llevo el peso de otras personas en mi costado. Cómo te haré entender
que en la tercera costilla de la derecha tengo 12 años y estoy llorando en un parque de Buenos Aires.
O que en la séptima izquierda,
ésa sí que duele,
me estoy desangrando en un barrio de Ámsterdam. Que en una de las vértebras de mi columna,
la segunda desde abajo
si no me equivoco,
estoy en Perú paseando de la mano de un niño moreno que me dice mamá.
Cómo te cuento esto sin que me tomes por loca y te vayas,
Te vayas ahora que estoy aquí para salvarte,
ahora que voy a quererte sólo como puedo:
a pelo
y sin medida. Ni tiempos.

Ya te lo he dicho: no he venido para quedarme, no sé hacerlo,
sólo estoy para besar tus rotos cuando te sientas abandonado,
para ser un parche
que puedes quitarte
quitarme
cuando quieras.
Te arrancaré la bala y dormiré en tu herida
hasta que sane.
Y tú serás otra muesca en mi espalda,
otra historia que no sé si recordaré en mi próxima vida.

Y entonces, volveré a marcharme,
para siempre,
otra vez
antes de que despiertes. O yo tenga otro orgasmo
de tanto verte suspirar.

18 comentarios:

  1. "Y al final
    te quedaste tú conmigo. Perdón por el daño."

    FIN.

    ResponderEliminar
  2. Te puedo decir que si las heridas las curaras con esos versos mientras duermes en ellas, mucha gente se haría daño a propósito con tal de tenerte a ti cerca.

    ResponderEliminar
  3. "He bebido de más y ya he vuelto a sonreírte."

    Y menos mal; menos mal que tu sonrisa. <3

    ResponderEliminar
  4. La verdad que no sé cómo lo haces, Paula, y mira que yo tb juego a esto de los versos sin ropa y eso. Jo, es que noto como una rodilla en la espalda que me empuja al suelo y, así, apretando, sin poder moverme te oigo recitándome esto en susurros y... joder que a uno esas cosas le parecen de lo más bonito que pueda haber.
    Gracias, pequeñaja, por hacernos soñar.

    Guerrero

    ResponderEliminar
  5. Hola,estoy enamorada de ti. Por todo lo que eres(poesía).Y joder, que bonita.

    D.

    ResponderEliminar
  6. Tú, como siempre, tan grande en esto de escribir y versar, y nosotros tan pequeñitos al leerte...

    Abrazos bonica :)

    ResponderEliminar
  7. Un gusto haber encontrado tu blog, que bien escribes ! :)

    www.vamosafumarnos-la-ciudad.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Hola, yo también quiero casarme contigo.

    ¿Qué hacemos?
    Que yo no quiero ser un detalle en tu espalda, ni una herida de bala, ni quiero que me cures ni siquiera busco que te corras si me ves suspirar.
    Cásate conmigo y después, ya veremos cómo nos montamos esto de la vida, o si nos monta ella, que me han dicho que folla bien.

    ResponderEliminar
  9. Y, ¿algún día podrás quedarte para casisiempre en algún lugar? Las primaveras son muy bonitas, aunque seguro que floreces mejor en Invierno. O eso van diciendo las lenguas bonitas.
    Y, sin embargo,

    sigues pensando en él.
    Casisiempre y sintigo.
    C.

    ResponderEliminar
  10. La copa rota tiene una manera de versar que he vuelto a releer este poema, este con-versar, y creí haberte comentado pero seguramente agotaste mis palabras pues dejas muda/o con tanto volcarte en versos.

    Un saludo

    ResponderEliminar