miércoles, 20 de febrero de 2013

"Bellos suicidios"

"Paso por mi vida, pero no es mi vida.
Necesito descansar, quiero parar ya
pero no estoy cansada de nada. Y luego
están los otros, tan ufanos, tan convencidos
de que existen. Me dan vértigo.
Bellos suicidios.

Me he despertado
desnuda y vacía. El día afuera grita playa,
y yo aquí dentro no sé si llueve,
si el campo está empapado,
si me estoy revolcando en el barro o
sólo juego a pisar charcos de resacas.

En realidad
ni la cabeza me duele.

En realidad no me conoces
nunca has sabido interpretar mis pestañeos
o mi manera de dejar que
las manos caigan agotadas
de resistirse a tocarte.

De pensar en la caída me he vuelto la peor funambulista del circo.

Ahora más que caminar por la cuerda floja,
me dedico a abrazarme a ella hasta cortarme los dedos
y los brazos.

Ahora se me hace rutina vomitar en los bares

Y eso que pensaba que se me había olvidado cómo llorar.

La gente más bonita del mundo se ha olvidado de nosotros, corazón,
o más que olvidarse, está viviendo feliz
y no son compatibles con estos despojos en los que nos hemos convertido.

Como siga explotando de esta manera no me quedarán muchos días. Poets die younger, babe, you know.

El suicida que llevo dentro ha cogido el micrófono
y se ha puesto a cantar el bolero más triste que se encontró en mi cabeza,
qué cabrón. Sabe que si me dice "salta" saltaré;
sólo estoy esperando el empujón que me ayude a hacerlo. (No quiero decirlo muy alto, que me quieren encerrar las alas por loca, y volverme cuerda terminará matándome primero)

Estáis tan en contra de la muerte
porque os acojona no poder llegar a ser inmortales.

La vida habla de que puede superar cualquier obstáculo, ¡qué cobarde!

pero no dice nada de que nos hayamos olvidado. De volar digo.

De discutir cuando llevas las razones hasta el fin.

No sé si me explico, o si mejor me callo.

7 comentarios:

  1. vomita cuanto quieras o hasta donde puedas, que si necesitas alas para otra noche, ahí tienes las mías que si es por volar, nunca lo harás sola :)

    ResponderEliminar
  2. va, Paula, si el día afuera grita playa, vete hasta ella, y gritale tú a él (Benijo si hace falta, y si no, la que tu quieras), pero por favor, deja de pensar en la caída, y sigue con esos malabares de palabras. Estoy segura que volar es como montar en bicicleta...a veces lo creemos olvidado, y de repente, estás ahí, desafiando al viento.
    Y aún así, si ésta es tu manera de abrazar la cuerda floja, joder, menudo abrazo . A ver si la cuerdita tiene cojones para soltarte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es el típico momento en que llego yo y reconozco que jamás aprendí a montar en bici, y tiro por la borda los desafíos. Pero qué bonita tú, y qué ganas de descolgarme de la cuerda para abrazarte a ti, oye. Un besazo de gigantes.

      Eliminar
    2. quien dice montar en bicicleta, dice coger de la mano a alguien grande (que no mayor), y echar a correr. Cuestion de coordinación, y de corazones (no me digas que eso no lo has hecho alguna vez)
      Otros besazos, de ésos.

      Eliminar
  3. Bellos suicidios, Kurt Cobain, insert coin y juega otra vez si te atreves. Date cuenta de una jodida vez de que eres sinónimo de maravilla, sueño y deseo. Las razones para vivir solemos contarlas de mil en mil, como para morir o casi, pero qué cojones, no hay más razones que una y eres tú.
    Por favor, no pienses en más caídas suicidas, aunque caer es bueno, porque levantarse hace fuerte y nunca estarás sola ni caerás al olvido.

    Guerrero

    ResponderEliminar
  4. No, no te calles que se nos cae el mundo encima. Que contigo también hemos aprendido a volar.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar