martes, 21 de febrero de 2017

La culpa

Sangra todo lo que quieras.
Pero no me lo enseñes.
Sangra todo lo que debas.
Pero no me lo enseñes. Hazlo de la forma que prefieras, pero no quiero verlo.
No quiero saber qué te duele. Ni por dentro, ni mucho menos por fuera.
No me toques con esas manos que han tocado sangre.
No me mires con esos ojos que han llorado sangre.
No quiero saber porqué te duele. Ni por dentro, ni mucho menos por fuera.
Que no me manche tu tristeza.
Que no me salpique tu rabia.
Sangra todo lo que puedas. Aquí estoy para culparte después.

1 comentario: