viernes, 2 de agosto de 2013

La verdad es que miento. O no. Qué dudo.

Me rompo

Es como si te hicieras una herida sobre otra que ha cicatrizado ya.
Y te pusieras a buscar la forma
          de que tocarte no te duela.

Como aquel niño al que no le daba miedo la sangre. Y se lamía solo.

Que lloraba sólo cuando nadie le veía
hacerse mayor.

Baila; amor
para que la tristeza no se vaya
también

Encoge el corazón, envásalo al vacío
y cuidado con dónde lo tiras.

No es que quiera que te quedes,
pero mientras, ¿por qué no vienes
a sentarte a mi lado en las aceras?

La vida pasa a 200 y sin frenos,
disfruta.       Este tramo
en el que hacemos el ángel entre tanta basura.

Tinta que te tiñe la ropa.

Lo peor de todo esto es darte cuenta de que para salvarte
tienes que huir

En un avión que pierde altura.

Nubes en tus sueños. Fiesta de fantasmas
que no te invitan a otra copa.

Se te estrellan los pájaros en la cabeza.

Tienes el futuro ahí,
al lado, mi mano.

Siéntate conmigo, anda,
Corre. Te.
Vuela.

Pero no me dejes
como al niño

que alguna vez alguien fue. Quizá tú.

Te quiero como si pudiera.

Decirte

Permitirme

Sentir

La verdad.

1 comentario:

  1. Brutal. Me ha encantado, volveré a pasarme.

    http://lachicaconojosclaros.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar